Panela, uno de los motores de la economía agrícola

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

No solo se produce azúcar del tallo alto de la caña, es una planta que ofrece diferentes usos.

Su cultivo genera empleo permanente, contribuye al desarrollo económico, a la estabilidad social y se convierte en uno de los cultivos que funciona y está comprometido con el cuidado del medio ambiente y la sostenibilidad.

El estudio permanente de esta planta permite generar el desarrollo tecnológico registrado desde el Centro de Investigación de la Caña de Azúcar, Cenicaña.

Nada se desperdicia en la caña de azúcar. Sus hojas y bagazo se utilizan en la alimentación de animales como ganado bovino y porcino.


La energía eléctrica se genera a partir de la combustión del bagazo. A partir de los azúcares se elaboran caramelos, dulces y bebidas.

A través de un proceso de destilación de la miel, se fabrica el etanol, combustible vehicular, considerado como la gran alternativa en la absorción de CO2, contribuyendo así al cuidado del medio ambiente.

La fibra de caña de azúcar se utiliza para fabricar papel. Esta fibra tiene la característica de ser biodegradable, compostable y reciclable.

Es importante destacar que el control biológico se realiza en los cultivos de caña, haciendo mínimo o nulo el uso de insecticidas.

Es un sector comprometido con la sustentabilidad, y un alto porcentaje de cañeros realiza grandes inversiones en sistemas de riego para ventanas. De esta forma, han logrado reducir el uso de agua, generando ahorros de hasta un 50%.

Sobre la caña de azúcar, el cuidado del medio ambiente y los recursos hídricos no ha tenido la última palabra. Cada día se encuentran más cualidades y usos.

Fuente: Procaña.org

Deja un comentario

Regístrate en nuestro Boletín Informativo

Obtén la mejor información sobre nuestro trabajo 

    es_COSpanish

    Suscríbete a nuestro boletín informativo